viernes, 2 de agosto de 2013

Mansfield Park

mansfield park | Tumblr
"¡No, no, no!, dijo llorando, escondiendo el rostro".


RESEÑA

Fanny Price procede de una modesta familia con muchos hijos. De todos modos, ella es feliz cuidando de sus hermanos y estando con su favorito, el mayor de todos, William.
Un día, llega una carta de sus tíos, que viven en una enorme y rica mansión muy lejos de su hogar.
En dicha carta hacen saber que tienen la intención de acoger en el seno de su familia a uno de los hermanos con el fin de ayudar a los padres de Fanny y proporcionar una educación y un nuevo hogar al nuevo huésped, así que Fanny es enviada allí con solo nueve años para vivir el resto de su vida separada de su familia.

Fanny es bien acogida en un principio, pero sin embargo pronto se da cuenta de que el supuesto plan de acogida de sus tíos está concebido con el propósito de hacer una distinción bien clara entre la educación de su sobrina y la de sus propias hijas.
Sus primas se sorprenden por la ignorancia de Fanny y por su falta de interés por aprender aquello que ellas creían indispensable, así como por su discreta colección de vestidos. Así que, en poco tiempo, del mismo modo que el interés por su pobre prima se había acrecentado sabiendo de su llegada a Mansfield, se disipó con el transcurso de los meses.

Lady Bertram, tía de Fanny, es una mujer siempre ocupada con nimiedades, acostumbrada a que los demás hagan todo por ella sin esperar a tener que devolver algún favor. Acostumbrada también a no pensar con tal de que lo hagan otros por ella, y en resumen, acostumbrada a no preocuparse por nada ni por nadie, ni siquiera por ella misma, pues otros pueden hacerlo por ella. Por tanto, si esta es su disposición a prestar algún cuidado a alguien, es imaginable su disposición a cuidar de su sobrina, situada siempre en último plano.

Tía Norris, la otra tía de Fanny, una viuda acosada por toda clase de preocupaciones absurdas y obsesionada con la rentabilidad económica de la familia, y habitante también de la casa, es la principal interesada en obviar la inferioridad de Fanny en cuanto a riqueza, belleza, inteligencia y bondad respecto a sus primos y primas. Además, su pasatiempo favorito es adorar a sus otras dos sobrinas, Maria y Julia; especialmente a la primera, y sus muchos talentos innatos.

Edmund, el primo de Fanny, es el único que parece interesarse por ella. Continuamente se preocupa por ella, la tranquiliza e intenta hacer lo posible por evitar que se sienta en un plano siempre inferior, procurando inculcarle los conocimientos que él mismo va adquiriendo y queriéndola como una hermana más. De esta forma Fanny, con los años, acaba teniendo por su primo un sentimiento más apasionado que el de un simple amor fraternal.

Con el paso del tiempo, Fanny siente aún mayor soledad, especialmente cuando sus primos son presentados en sociedad y unos nuevos vecinos llegan a la rectoría de Mansfield.
Mary y Henry Crawford, aparentemente unos jóvenes hermanos bien educados y dispuestos a ampliar su círculo social contando con los Bertram, resultan ser un tanto diferentes.

Edmund enseguida cae rendido por Mary Crawford, y las hermanas suspiran por Mr. Crawford.
Sin embargo, Mary es cínica y egoísta, y su carácter es fruto de una educación en la alta sociedad forjado por unos principios despreciables.
La actitud de Henry es también reprochable, pues solo le interesa resultar galante de forma que las damas caigan a sus pies, para finalmente dejarlas en la estacada y poder presumir de ser un rompecorazones.

Tras poner en un aprieto a la ya prometida Maria, y jugar también con los sentimientos de Julia, cuando ya no había nadie a quien dirigir sus atenciones, Henry se decide por hacer lo mismo con miss Price.
Lo que no sabía es que al final sus sentimientos se harán más nobles y su corazón se ablandará gracias a la dulzura de Fanny, por tanto terminará haciendo una proposición de verdad.
Sin embargo, Fanny no solo duda de los sentimientos de Mr. Crawford, sino que no cree en su constancia ni en la veracidad de sus promesas, pues desconfía de ese joven que según su criterio es un insensato y un desconsiderado.

Solo gracias a unos hechos repentinos que dan un giro inesperado a la situación, Fanny se librará de la insistencia del señor Crawford, de los reproches de su tío y de la mala opinión del resto de sus conocidos, y conocerá al fin el cariño que se merecía.


OPINIÓN PERSONAL

Este libro está dotado de una gran profundidad psicológica y la narración sigue siendo fiel al estilo limpio y su estructura clara. Narrado con maestría.
Otra vez es una historia de amor pulcra, detallada y con esos clásicos giros inesperados que en esta ocasión me sorprendieron en las últimas treinta páginas.
De echo, no pude dejar de leer el final de la novela y tuve que terminarlo durante la madrugada.

Como habrán comprendido los lectores de este libro, vuelve a acercarnos a la situación de la mujer en la época, pero en cambio de una manera más sutil de esta vez. 
Incluye también tópicos y personajes algo repetidos, cada uno de ellos más extremo que el otro. Algo así como una reproducción de la Cenicienta, representada por Fanny; un personaje poco dotado de inteligencia o comprensión y extremadamente despreocupado de todo, representado por Lady Bertram; una tía y déspota, empeñada en acrecentar el espacio  que separa la alta sociedad y la clase media-baja, representada por tía Norris; un primo bondadoso, preocupado y de gran corazón, siempre en segundo plano, sin una valoración que le haga justicia de verdad, representado por Edmund, y así con todos los personajes, desde Sir Thomas hasta el señor Crawford.





Datos:

Título:  Mansfield Park
Autora: Jane Austen
Editorial: Debolsillo
Clasificación: Novela romántica
Calificación: 5/5